viernes, 24 de octubre de 2008

HISTÓRICAMENTE...

Como ya ha citado mi compañero Germán, en el año 1939, el investigador suizo Paul Müller descubrió la potente acción insecticida del DDT.
Los éxitos alcanzados por el DDT al emplearse para eliminar plagas en el campo, para combatir nubes de insectos portadores del paludismo, fiebre amarilla y otras enfermedades, fueron espectaculares. Sin embargo, las catástrofes provocadas por los insecticidas en el medio ambiente fueron enormes.
El DDT y otros productos similares fueron, en parte, los promotores de la revolución ecológica en los últimos años. Uno de los problemas del uso de estas sustancias es que no sólo matan a las especies que se desea eliminar, sino que afectan también a las otras especies del ecosistema.
Así, en distintas regiones se han eliminado, junto con las plagas, pequeños insectos, abejas, pájaros, gusanos, etc.
A medida que iba transcurriendo el tiempo, con el uso persistente del DDT, la situación empeoró, ya que las especies se fueron haciendo resistentes y cada vez resultaba más difícil eliminarlas. Para colmo de males, se descubrió que la acción del insecticida persistía en plantas y animales, afectando al hombre cuando las consumía.
El DDT fue registrado y utilizado por primera vez en Canadá en 1946 para control de plagas agrícolas y aplicaciones domésticas e industriales. Canadá nunca fabricó DDT y, en respuesta a preocupaciones ambientales y de seguridad, la mayoría de sus usos se fueron perdiendo a mediados del decenio de los setenta.
En 1985 se canceló el registro para todos los usos de la sustancia, ya que las reservas existentes deberían ser vendidas, usadas o eliminadas antes del 31 de diciembre de 1990. Después de esta fecha, cualquier venta o uso del DDT en Canadá era una infracción a la Ley de Productos para el Control de Plagas.
La existencia de alternativas efectivas hizo que se redujeran los usos del DDT, llegando a la prohibición en EE.UU. Pero como siempre nos encontramos ante la situación del más "listo", es decir, el contrabando. Aunque esté totalmente prohibido su uso todavía hay gente que se dedica al contrabando de este peligrosísimo insecticida poniendo en riesgo la vida de muchas personas.

Esteban